Breve descripción:


El Centro para la Práctica Reflexiva de la Comunidad (CRCP) en el MIT, ha desarrollado recientemente la metodología Momentos de Reflexión Crítica (CMR por sus siglas en inglés), para llevar a las personas a reflexionar acerca de experiencias pasadas. Esta metodología está basada en la idea de que el aprendizaje comienza con el análisis de experiencias actuales y la perspectiva frente a esas experiencias.

El CMR guía a los grupos a través de un proceso reflexivo que lleva a los participantes a salir de sus experiencias, revisar la forma como las entienden, e identificar lecciones que puedan usar para mejorar su trabajo o acciones futuras. La meta del CMR, es capacitar individuos y grupos para que descubran o creen, a partir de sus propias experiencias, conocimiento que los lleve a tener mejores resultados en el futuro.


¿Cuándo usarlo?


  • Cuando se requiere hacer revisión y evaluación de proyectos.
  • Cuando hay esfuerzos de cambio organizacional.
  • Cuando hay esfuerzos de aprendizaje organizacional (particularmente cuando el dominio personal y los modelos mentales, necesitan ser estimulados)


¿Cómo usarlo?


El proceso de CMR tradicionalmente consiste en cuatro pasos; sin embargo, estos pueden ser adaptados para conocer las necesidades específicas del grupo.

Diapositiva1.JPG
1. Establecer el marco e identificar preguntas de investigación. El proceso comienza con la definición del propósito general para el cual el conocimiento es generado y será usado posteriormente. Este propósito general o marco, es formulado como una pregunta general que debe involucrar el tema de aprendizaje y el periodo de tiempo cubierto. Por ejemplo, una pregunta para una evaluación participativa podría ser: desde la perspectiva de los beneficiarios del programa, ¿qué podemos aprender acerca de lo que funcionó bien o no durante el primer año de ejecución del proyecto, que nos ayudará a mejorar en futuros años? Esta idea general indica que el tema de reflexión es la efectividad del funcionamiento del programa desde la perspectiva de los beneficiarios, y el marco de tiempo son los primeros años de actividad del mismo.

Como un subconjunto de este marco, los participantes definen preguntas más concretas, denominadas “preguntas de investigación”, que reflejan lo que a cada uno de ellos le gustaría responder en el proceso reflexivo. Una vez que esas preguntas han sido formuladas, el grupo revisa cada una de ellas, las reformula y prioriza, hasta que son capaces de seleccionar una pregunta principal que refleje las expectativas que el grupo comparte.

Diapositiva2.JPG


2. Generación de momentos críticos. Los participantes dejan de lado su pregunta de investigación y retroceden al pasado, para reflexionar acerca de su experiencia y para identificar eventos importantes que representan cambios críticos, puntos clave donde las situaciones o sentimientos mejoraron o empeoraron. Estos eventos son denominados “momentos críticos” y deben ser identificados desde la perspectiva individual, si es relevante al menos para una persona, debe ser tomado en cuenta.

Los participantes comparten sus momentos críticos y los organizan en una línea de tiempo que ilustra la evolución de la experiencia completa.


3. Selección de momentos críticos para su posterior análisis. El facilitador presenta nuevamente la pregunta de investigación elegida por el grupo en el paso 1, y pide a los participantes que seleccionen el momento crítico que, si es analizado en detalle, los ayudará a responder su pregunta de investigación principal. Debido a que la línea de tiempo de los momentos críticos generalmente muestra aspectos nuevos sobre la experiencia, los participantes del grupo revisan en este punto, de manera constante y ligera, su pregunta de investigación para encontrar nuevos aprendizajes de grupo; luego seleccionan el momento crítico que tras el nuevo análisis, podría implicar una revisión de su pregunta de investigación.
Diapositiva3.JPG


4. Narración de historias, lecciones e implicaciones de la pregunta de investigación. Los participantes describen y analizan en detalle el momento seleccionado a través de sus historias y responden las preguntas del facilitador. Este proceso permite que los participantes compartan, reflexionen y analicen las experiencias que hay tras los momentos críticos, para identificar lecciones aprendidas e implicaciones de esas lecciones que respondan la pregunta de investigación y generen una evolución en el trabajo futuro.


Consejos y lecciones aprendidas:


Un componente esencial para el proceso de reflexión es la documentación de historias, momentos críticos y lecciones que emergen, de modo que pueda ser entregada a los participantes para que lo usen en el futuro.

Algunos métodos útiles para hacer documentación son las cartas escritas, videos, archivos de audio, dibujos, diagramas, imágenes, etc. Mientras se interactúa, también pueden documentarse procesos con los participantes a través de las formas, líneas de tiempo con fichas técnicas, diarios, y otros materiales de soporte que también capturan emociones, pensamientos y acciones.

A través de este proceso de documentación, los participantes crean una diversidad de materiales de conocimiento que pueden resultar útiles para ellos mismos y para otros grupos en el futuro.


¿Quién puede contarme más?


  • Nadejda Loumbeva (nadejda.loumbeva [at] fao.org)

Métodos relacionados/ Herramientas/ Prácticas:



Fuentes consultadas:


http://www.kstoolkit.org/Almuerzo+de+bolsa+de+papel+%28BBL%29
http://www.racialequitytools.org/resourcefiles/amulya.pdf



Créditos de imágenes o fotos: