Breve descripción:


Los Seis pares de zapatos para la acción, son un método que diferencia los estilos de acción a través de los modelos y colores de calzado. Pero, a diferencia de los Seis sombreros para pensar donde se usa un sombrero a la vez, en un par hay dos zapatos que pueden emplearse por separado. Esto es una ventaja teniendo en cuenta que no existen situaciones puras, así que con frecuencia es necesario combinar dos clases de zapatos para solucionar una situación.


Origen del método:


Después del éxito que obtuvo con su libro “Seis sombreros para pensar” en 1983, Edward de Bono publicó “Seis pares de zapatos para la acción” en 1996. Éste último libro proporcionaba una nueva metodología que usaba los colores y estilos de zapatos para encaminarse a distintos tipos de acción.


¿Cómo usarlo?


Los Seis zapatos para la acción, indican la conducta que podría llevarse a cabo en determinada situación. Tener dos zapatos en vez de uno, brinda flexibilidad a la metodología, así, seis zapatos tienen 30 combinaciones posibles que no es necesario memorizar. Sin embargo, es importante entender la naturaleza de cada estilo de calzado para combinar acciones cuando la ocasión lo requiera.

Como es posible emplear por separado los estilos de zapatos, este método consiste en dos pasos sencillos.
1. Identificar qué tipo de acción se requiere.
2. Ponerse los zapatos apropiados para la acción y comportarse de esa forma.
Para eso, es necesario entender la naturaleza de cada estilo y color de calzado:

Zapatos formales de color azul marino: Este color identifica a muchos uniformes, por eso sugiere a la marina misma con sus disciplinas y rutinas. El zapato azul marino involucra los procedimientos rutinarios y formales.


Las zapatillas grises: Representan la materia gris del cerebro, la niebla, y por lo tanto, la facilidad de ver algo claramente. La zapatilla de deporte gris tiene que ver con la exploración, la investigación y la consecución de evidencias. El objetivo de este zapato es conseguir información.
debonos_action_shoes.jpg


Los zapatos marrones: El marrón hace referencia a la tierra, al lodo, a las situaciones confusas y a lo esencial. Estos zapatos son prácticos y cómodos, así que pueden usarse en el trabajo duro. En este caso se actúa de manera razonable y práctica, es un estilo de acción casi opuesta a la formalidad del zapato azul marino.
Las botas de goma naranja: El naranja indica peligro, explosiones, advertencia y atención. Además, las botas representan a los trabajadores de rescate y su forma de actuar; por eso estos zapatos sugieren peligro y emergencia. En este estilo lo más importante es la seguridad.
Las pantuflas rosas: El rosa representa calidez y ternura. Es un color tradicionalmente femenino que recuerda el hogar, la vida doméstica y la comodidad. La forma de actuar de la pantufla rosa sugiere, ternura, compasión, amabilidad y atención a los sentimientos humanos.
Las botas de montar púrpuras: El púrpura muestra autoridad, mientras que las botas de montar representan a un jinete o a un motociclista. Por lo tanto, estos zapatos representan autoridad, liderazgo y mando. Con estas botas, las personas actúan en función de su papel oficial.


Consejos y lecciones aprendidas:


  • Es importante hacer combinaciones equilibradas, las situaciones exigen medidas iguales de las distintas formas de acción que se requieran.
  • Este método puede usarse aún en situaciones dudosas en donde el equilibrio de la acción se inclina más a un lado que al otro. Ahí radica la ventaja de cubrir dos posibilidades con un par de zapatos.
  • Los zapatos pueden emplearse también como modificadores, en tal caso, uno de los dos es dominante y el otro funciona como “plan B”.
  • También se pueden tener combinaciones de más de dos colores para una situación, pero cuando entran en juego más colores, disminuye la efectividad del método.
  • La metodología no se basa en descripciones analíticas de conducta, sino en sugerencias de estilo para comportarse, y por eso, están relacionadas con los que hay que hacer y no con lo que se ha hecho.
  • Las formas de acción no deben ser usadas para calificar a la gente. Cada persona debe ser capaz de usar todos los estilos de acción al igual que los seis sombreros para pensar.


Ejemplos y casos de aplicación:

Tomados de Modelos de acción humana, seis estilos para actuar.
  • “No tiene dónde ir. Lo despidieron cuando se enteraron de que tenía SIDA. Vea lo que puede hacer por él con las pantuflas rosas.”

  • “En el pasado le he sugerido lo que debía hacer y no la ha hecho. Ahora estoy calzándome las botas de montar púrpura y le digo qué es lo que tiene que hacer.”
  • “Las solicitudes de beca que tienen éxito siempre dependen de un buen zapato azul marino para actuar. El valor del proyecto es menos importante que la formalidad con que se redacta la solicitud.”

  • “Él se comporta bien en las situaciones de rutina. Es una persona que actúa muy bien en el modo azul marino. Pero no es tan buena con lo que concierne al zapato marrón. No parece tener sentido común.”

  • “En este momento, ¿Cuál es el propósito central de mi actividad? ¿Reunir información? Si la respuesta es si, entonces se necesita la forma de actuar de la zapatilla de deporte gris”.

Fuentes consultadas:



Créditos de imágenes o fotos:


Imagen tomada de: http://creatividad-mandala.blogspot.com/2009_01_01_archive.html